Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 26 de agosto de 2020

Álvaro Rodríguez, oftalmólogo: “La discusión va no solamente en regular, sino en la prohibición total del uso de perdigones”

Razones Editoriales conversó con uno de los autores principales del estudio que aborda la situación de los pacientes con daño ocular durante el estallido social, y que fue recientemente publicado en la revista especializada “Eye” de Nature.

Marco Espinoza Pacheco

La revista Eye de Nature publicó una investigación de la Universidad de Chile sobre daño ocular durante el estallido social. Con datos recopilados entre el 18 de octubre y el 30 de noviembre, el estudio determina que se trata de la mayor serie de casos registrada en la literatura internacional, superando seis años de conflicto palestino-israelí.

Álvaro Rodríguez, académico del Departamento de Oftalmología de la Universidad de Chile y uno de los autores del estudio, abordó la relevancia de estos datos a partir de los 259 pacientes examinados en la Unidad de Trauma Ocular del Hospital del Salvador.

“Recopilamos los datos y los tabulamos de manera objetiva y neutral. Es un trabajo apolítico y científico bien realizado, que pone en jaque la seguridad de estos proyectiles. Publicarlo en esta revista marca un precedente no sólo para nuestro país, sino a nivel internacional”.

El estudio revela que el 70,5% de los pacientes presentaron lesiones atribuidas a proyectiles de impacto cinético utilizados por las fuerzas policiales. De ellos, el 50% presentó discapacidad visual grave en el primer examen.

Al respecto, Rodríguez precisó que “cuando se recibe un impacto que viene con tanta fuerza cinética y se produce un estallido ocular, las probabilidades de recuperación visual es muy baja. Además, cuando el ojo no fue dañado de manera abierta, los pacientes también terminaron con daño severo en la estructura adyacente”.

A la luz de este dato, el oftalmólogo y académico manifestó que se puede concluir que “hubo un problema tanto en la composición de los balines, como en el protocolo, porque igual existía un riesgo inaceptable para los manifestantes. Creo que la discusión va no solamente en regular, sino en la prohibición total del uso de perdigones”.

El estudio también determinó que la real composición de los balines utilizados por Carabineros, contemplaba un 20% de caucho y un 80% de elementos como sílice y plomo.

Artículos relacionados