Click acá para ir directamente al contenido

Martes 29 de diciembre de 2020

Carlos Charme: “Yo creo que la cocaína se ha democratizado”

El Director Nacional de Senda conversó en Razones Editoriales sobre los resultados del 13° Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar, que da luces de una baja en el consumo de marihuana, pero alza de tranquilizantes y estimulantes sin receta médica, y mientras la cocaína es cada vez más accesible en sectores vulnerables.

Tras el análisis de la encuesta realizada en 2019 a 46 mil 629 estudiantes de 8° básico a 4° medio, en diversos establecimientos del país, tanto municipales, subvencionados y particulares, el Director del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol, Senda, Carlos Charme, comentó que las principales drogas legalizadas como el alcohol y el tabaco, han disminuido de 31,1 % a 29,8% de consumo al mes, en el caso del primero, y un 4,3 % mensual, en el segundo. “En los últimos 10 años ha bajado 76% el consumo de tabaco entre los jóvenes. En 2009 el 12,7% de los jóvenes decían que consumían tabaco diariamente. Ahora ha bajado a un 3%”, señaló Charme.

El estudio confirma también una tendencia a la baja en el consumo de marihuana, disminuyendo de 30,9% en 2017 a 26,8% en 2019. La percepción de riesgo sobre esta droga ha tenido fluctuaciones en los últimos años, lo que puede interpretarse por el debate abierto sobre la despenalización. Lo que para la autoridad no debiese ser motivo de relajar la prevención, sobre todo tras la gran cantidad de estudios internacionales que presentan evidencia de las consecuencias negativas en el sistema nervioso en personas menores de 25 años, por consumo de marihuana.

A la vez, se observó un nuevo fenómeno que los mantiene alerta. Se trata del aumento en el uso de tranquilizantes sin receta médica de los jóvenes, de un 8,6% en 2017, a un 9,3% en 2019. Fármacos como clonazepan o diazepan, sin receta médica, es decir, que no han sido prescritos para ellos, sino que los consiguen, sacan a escondidas de sus padres o sus mismos padres se los dan. Lo mismo sucede con los estimulante sin receta médica, como anfetaminas o ritalin, que subieron de un 2% a 2,6%, mismo número para el alza en alucinógenos.

De las drogas más consumidas en el país, sólo en el caso del alcohol los adultos consumen más que los menores de edad. Esta es además, la única droga que los jóvenes de nivel socioeconómico alto, consumen más que de otros estratos. En el caso de estudiantes de colegios municipales, sobresale el consumo de cocaína y pasta base. “La población más vulnerable es la que asiste a los colegios municipales y son los que más consumen cocaína, dos veces más que el nivel socioeconómico alto. Eso te dice que hay mucha y/o está más accequible”, comentó el Director de Senda, añadiendo que “yo creo que la cocaína se ha democratizado. Creíamos en nuestro imaginario público que estaba asociada a cierto nivel socioeconómico y hoy día lo que te demuestran las cifras de la población general como la escolar es que se está consumiendo directamente en sectores más vulnerables”. En el caso de la marihuana, el consumo es por igual.

Otro dato interesante, a pesar que aún no se trata de un instrumento que esté en su totalidad contemplada la variante de género, sí pudieron detectar que “por tercer estudio consecutivo, las jóvenes están consumiendo más alcohol que los hombres y por primera vez, las mujeres están consumiendo más marihuana que los varones”, puntualizó Charme.

Escucha la entrevista completa aquí.

Artículos relacionados