Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 13 de julio de 2020

Carlos Corales: “La gracia del rock es que puede ser bandera universal”

En el Día Mundial del Rock, el guitarrista ícono del género en Chile y líder de Aguaturbia, se refirió en conversación en Radio Usach, a la capacidad que tienen los músicos para reinventarse y recordó sus primeros pasos en la escena nacional.

Pablo Medel

Hoy se celebra el Día Mundial del Rock, una fecha que fue instaurada para conmemorar el megaconcierto “Live Aid”, llevado a cabo de forma simultánea en Londres, Filadelfia, Sídney y Moscú, en el año 1985.

En el programa Escena Viva, uno de los músicos insignes de nuestro rock que vivió la llegada del género a Chile, Carlos Corales, habló desde la experiencia. “Cuando nosotros comenzamos era muy diferente porque no contábamos con los recursos, lo que nosotros hicimos por el rock fue muy difícil. Ahora los proyectos duran muy poquito, es muy complicado. Hay que adaptarse a las épocas”, sostiene.

A fines de 1968, Carlos Corales era un talento oculto que transitaba de set en set actuando como músico de sesión o reemplazando a los guitarristas estables de bandas beat como Los Jockers o Los Larks. Así lo relata, “cuando yo empecé era la era del rock and roll, a ellos empecé a sacarles la foto, Chuck Berry, el guitarrista de Ricky Nelson que fue luego guitarrista de Elvis. También el blues clásico y el blues blanco de Allman Brothers, esa fue mi escuela”, recuerda.

Con el LP “Aguaturbia”, escandalizaron a la sociedad chilena de 1970 al salir desnudos en la portada. Respecto a esa actitud provocadora del rock, el guitarrista sostiene. “El estilo te da como para hacer cosas diferentes y sacar la voz, tener una posición política, no es una balada para hablar de amor, o música tropical para bailar, esa es la gracia de rock que puede ser bandera universal”, afirma.

Y recuerda lo complejo que era. “Lo difícil que era conseguirse material, no se tocaba ese tipo de música en nuestro país, era complicado tener los discos, la gente que viajaba los compartía, no podíamos ni grabarlos, teníamos que memorizarlos”, sostiene.

Para Corales el músico chileno es muy especial, “porque no tenemos una identidad muy marcada, por lo tanto no tenemos un peso de música tradicional que nos aplaste, entonces podemos tocar de todo, eso es muy bueno para reinventarse”, concluye el ícono del rock local.

Artículos relacionados