Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 7 de junio de 2021

Elisa Araya, Rectora UMCE: “Ya no creo en la meritocracia individual… En todo esfuerzo humano hay trabajo individual, pero que se da en un contexto de colectividad”

La académica encabezará el período 2021-2025 de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación y conversó en Estación Central sobre los desafíos que enfrenta para aportar en la igualdad de herramientas, el mayor acceso de mujeres en cargos de mando y la discusión país en torno al derecho a la educación.

El próximo 7 de julio es la fecha en la que Elisa Araya Cortez asumirá como nueva Rectora de la UMCE. Estudió Pedagogía en Educación Física, Deportes y Recreación en la misma institución que hoy la escoge como su líder, y posteriormente un doctorado en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, donde trabajó sobre el aprendizaje motriz. Es psicomotricista, especialista en el juego infantil, y con 62,81% de las preferencias, fue escogida por sus pares para esta nueva etapa de la universidad, en una competencia que fue además, sólo con mujeres. “Estamos muy contestas por eso. Tuvimos una campaña muy bonita, muy ‘fair play’, con propuestas muy distintas. Y eso fue valorado por la comunidad y por eso hubo tanta participación”, comentó la Rectora Araya en Radio Usach.

Parte de los desafíos que toma es visibilizar el trabajo interno de la universidad en un escenario difícil: “Estamos pasando por un proceso de acreditación muy complejo. Nuestras carreras, nuestras pedagogías, están muy bien acreditadas, lo que no siempre va a acompañado con la acreditación institucional”, explicó, añadiendo que “estamos invitando a volcarnos hacia afuera y levantar una propuesta de educación pública, estatal, gratuita y de calidad, diversa para el país. Que hablemos de lo que hacemos bien que es formar profesores”.

La ausencia de la institución y sus vocerías dentro de la constante discusión por la educación pública, motor de luchas durante las últimas décadas, han sido parte de la autocrítica, pues “creo que nosotros nos retiramos un poco de la escena pública y nos dedicamos a trabajar en las carreras. En los últimos años, hemos hecho cambios muy importantes en las mallas de profesores, pero eso es poco conocido (…) Creo que nuestro exceso de prudencia, de discreción, nos ha pasado la cuenta. Pienso que es el momento de mostrar lo que estamos haciendo como universidad”, sostuvo Araya.

Por otra parte, mucho ha llamado la atención el origen más bien humilde y de grandes sacrificios que ha realizado en su desarrollo profesional. Un tweet de su hijo Pablo Sáez se viralizó rápidamente tras su triunfo electoral. “Mi vieja vendía helados en la micro mientras iba a la U, cuando nací vivíamos allegados donde mi abuela”, es parte de lo que describe en su red social. Pero Elisa Araya no quiere romantizar la desigualdad: “Ya no creo en la meritocracia individual. Lo voy a decir de manera coloquial: ‘Miren a esta pobre, ¿ven que con el esfuerzo propio se puede?’. Porque pone el acento en el camino individual. Como si yo hubiese nacido con un empeño y tesón propio, y sólo yo con mi propio esfuerzo y ganas he logrado lo que he logrado. Y yo nací en una sociedad donde había un proyecto de escuela pública que era importante para todos y todas”, aseveró.

“En todo esfuerzo humano hay trabajo individual, pero que se da en un contexto de colectividad”, puntualizó la Rectora electa aludiendo a que “lo que tiene que cambiar en Chile es que como sociedad digamos que ‘el propósito nuestro es que todos vivamos dignamente’. ¿Cómo hacemos ese camino? Entregando las herramientas. Eso lo hace un país que piensa que la educación es un derecho”, en miras hacia el cambio constitucional que se viene en el país.

En cuanto a la mayor incorporación de mujeres en altos cargos en las universidades públicas, Araya señaló que ya se encuentra en conversación con la Rectora de la U. de Aysén, Natacha Pino, y que prontamente tomará contacto con la Rectora Marisol Durán, de la UTEM, para “mirar las condiciones en que las mujeres ingresan al mundo académico, se desarrollan y acceden a los puestos de poder y de toma de decisiones”, y a la vez manifestó interés en aportar en los cambios de estereotipos y “permitirle a los hombres que encuentren en otro tipo de actividades, su desarrollo. No tienen por qué ser campeones ni primeros, que pueden aportar desde otros lugares, no siempre de la toma de decisiones. Eso se aprende, el compartir los espacios, se aprende”.

Escucha la entrevista, aquí.

Más de Lo más reciente