Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 16 de noviembre de 2020

Juan Pablo Hermosilla: “En los ochenta teníamos cuatro a cinco sacerdotes en simultáneo depredando menores en distintos colegios”

En Razones Editoriales, el abogado representante de los denunciantes de abusos sexuales en contra de curas jesuitas, se refirió a la demanda en contra de la Compañía de Jesús y la Fundación San Ignacio que persigue esclarecer los crímenes e indemnizar a las víctimas.

Pablo Medel

El 28 de agosto el Décimo Tercer Juzgado Civil de Santiago acogió a tramitación una demanda de indemnización interpuesta por cuatro ex alumnos del Colegio San Ignacio del Bosque. Con ello se busca una reparación que asciende a los 480 millones de pesos por una serie de vejaciones sufridas por los demandantes cuando cursaban enseñanza básica entre los años 86 y 92, actos que fueron perpetrados por el sacerdote y profesor Jaime Guzmán Astaburuaga.

En Razones Editoriales, el abogado de los cuatro demandantes, Juan Pablo Hermosilla comentó los alcances de esta instancia. “Se trata de un grupo de personas que se acercaron a nosotros a fin de poder sentar la responsabilidad de Los Jesuitas en una serie de experiencias que ellos vivieron en su infancia, cuando tenían 12 a 14 años al interior del Colegio San Ignacio, en donde como parte de las actividades eran llevados a un lugar en la cordillera que pertenecía a Los Jesuitas, junto a este señor Guzmán, y donde se hacían actividades espirituales y que de a poco iban derivando a baños en la piscina, sin ropa, con fotos, y luego invitaciones a estar con él”, especifica.

Consultado por lo que persigue la demanda interpuesta, al abogado detalla. “El encargo que tenemos es lograr establecer la responsabilidad de la Compañía de Jesús en estas actividades y que se entienda que no es sólo una falta del que abusa, sino también del Colegio y la Compañía que no protege”, afirma el abogado.

Sobre la declaración que sale al paso de esta demanda por parte de la Compañía de Jesús, sobre que estaba prescrito y que esto se trataba de un tema cultural, Juan Pablo Hermosilla precisa. “Dentro de estos grupos de abusadores que se dan al interior de los colegio católicos, nuestra experiencia dice que se van normalizando las conductas, se va corriendo el límite. No pueden decir que se cambió la cultura, porque esto nunca ha estado bien, sino que ahora esto se conoce y antes no”, asegura.

Finalmente el abogado asegura que las autoridades de la época ocultaron estas conductas por mucho tiempo, dejando pasar los años hasta que los actos prescriban. “Me parece un acto de mala fe impresionante, no sé cómo lo harán con la historia que los juzgará”, señala Juan Pablo Hermosilla.

“En Chile ha habido una epidemia de abusos, si uno mira lo que pasaba en los ochenta, teníamos cuatro a cinco sacerdotes en simultáneo depredando menores en distintos colegios. Y con una actitud de encubrimiento por parte de la Compañía de Jesús”, concluye el abogado.

Artículos relacionados