Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 28 de septiembre de 2020

Luis Sáez, académico Usach: “Tenemos un concepto errado de la calidad de los alimentos, que poco tiene que ver con lo nutricional”

En Razones Editoriales, el ingeniero agrónomo se refirió a la iniciativa de “microbancos” que buscan recuperar alimentos saludables en las ferias libres y que no se comercializan sólo por su bajo tamaño o mala estética. “En una feria promedio se pierden 740 kilos diarios en frutas y hortalizas”, señaló.

Marco Espinoza Pacheco

Según datos de la ONU, a escala mundial se pierde alrededor del 14% de los alimentos producidos sólo a nivel de la producción primaria. Luego, en el proceso de comercialización existe una cifra similar. Por ello, a partir de este año se celebra el Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y Desperdicio de Alimentos.

En ese marco, Luis Sáez, académico del Departamento de Gestión Agraria de la Usach, señaló que la perdida de alimentos tiene diversos factores, desde el factor climático al manejo de post cosecha, pero que “la razón principal es que en el mundo tenemos un concepto errado de la calidad de los alimentos, asociado al calibre (tamaño) y la estética (que sea uniforme, no esté sobre madura). Conceptos externos que poco tienen que ver con lo nutricional”.

Con esa lógica, agregó, se produce desecho de alimentos desde la cosecha hasta el proceso de comercialización. Por ello, la Usach lleva adelante el proyecto de “microbancos” que busca recuperar y disminuir la pérdida de alimentos saludables en las ferias libres.

“En una feria promedio se pierden del orden de 740 kilos diarios en ese tipo de alimentos. La semana pasada, con el microbanco de alimentos, logramos recuperar 310 kilos de fruta y hortaliza que los clientes iban a desechar por tener defectos, pero que nutricionalmente están perfecto”.

Los “microbancos” funcionan con estudiantes de Ingeniería en Agronegocios de la Usach que reciben de los feriantes las donaciones de alimentos en un puesto instalado en la misma feria. Luego, estas frutas y verduras son puestas a disposición de ollas comunes y comedores comunitarios cercanos.

“En el futuro, esperamos que la gente, en vez de recogerlos del suelo, retire los productos desde estos puestos; que siempre estén en la tarima, que sean alimentos y no pasen a ser basura”.

Actualmente, el programa de microbanco de alimentos cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura, el programa Elige Vivir Sano y la Asociación de Ferias Libres.

Artículos relacionados