Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 17 de abril de 2020

Estudiantes de Postgrado de Usach en Shanghai: "Al principio fue duro, porque se tomaron medidas muy drásticas de un día para otro"

Matrimonio que se encuentra trabajando y residiendo en la Universidad de Shanghái comentó que apenas se dictó el uso de mascarillas en China, toda la gente salió a la calle con ellas.

Por Daniela Figueroa Videla

El pasado domingo, China registró la mayor alza de contagios por coronavirus desde marzo, con 99 casos en total, 97 de ellos “importados” desde el extranjero, en su mayoría desde la frontera norte del país que limita con Rusia. La mayor parte de estos nuevos casos (52) fueron reportados en Shanghai, importante polo económico y comercial chino, procedentes de un vuelo desde Rusia. El país asiático parece, sin embargo, tener contenida la pandemia con una disminución de casos de transmisión local.

Estación Central conversó con el matrimonio compuesto por el graduado del programa de doctorado en Ciencia, con mención en física de la Facultad de Ciencia de la Universidad de Santiago, Francisco Albarrán, y Nancy Barraza, graduada del programa de Doctorado en Ciencias de la Ingeniería, mención Ciencia e Ingeniería de los Materiales de la Usach.

Comentaron que fue impresionante cómo en Shanghai se tomaron medidas drásticas de forma muy rápida, donde el uso obligatorio de mascarillas fue lo más evidente. Enseguida se cerraron todos los lugares públicos y se suspendieron los eventos. “A mí lo que me parecía muy extraño es que los chinos son muy nacionalistas y comprometidos con su gobierno, todos participan del gobierno y le hacen caso. Es fácil para el gobierno chino imponer una medida. Por ejemplo, nadie salía a la calle sin su mascarilla. Todos muy despreocupados, confiados en el gobierno” dijo Francisco Albarrán. Agregó que “acá en China cuando las autoridades hacen alguna estupidez lo pagan caro. En Wuhan hay muchas autoridades destituidas. Esto no pasa en otros países”

Nancy Barraza por su parte dijo que “cuando comenzó todo esto acá (febrero) coincidió con el año nuevo chino. Ocurrió que la Universidad estaban en periodo de receso, el que se extendió y luego se suspendieron las clases”. Barraza añadió que “en un principio fue muy duro porque el modo de reaccionar fue muy drástico, al inicio ver los controles en el aeropuerto de temperatura corporal, los controles policiales en la calle, el personal de aseo con sus trajes, haciendo limpiezas profundas, todo fue un día para otro”

Consultados por cómo se enteraban de lo que sucedía en China y en el mundo a través de los medios de comunicación, Francisco Albarrán señaló que “nosotros no vemos televisión por problema de idioma, pero sí vemos las noticias en inglés y (nos hemos informado) que hay muchos avances desde acá en Shanghai. El primer test rápido que se hizo fue acá, los expertos que se enviaron a Italia fueron también provenientes de esta ciudad y hay un grupo de investigación de Shangai también que empezó ya la prueba en humanos de la vacuna”. El matrimonio chileno señaló finalmente que si bien no salieron durante el primer mes (febrero-marzo), “a medida que fueron pasando los días nos fuimos relajando un poco al hablar con los vecinos para saber lo que estaba pasando. Y desde la Universidad también nos informaban de lo que estaba sucedía y con eso había más confianza”.

Escucha el Podcast de la entrevista

Artículos relacionados