Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 3 de marzo de 2021

Primer año de Covid-19 en Chile

En un recuento sobre cómo hemos convivido con la enfermedad y la situación de pandemia mundial, Ricardo Salazar, Director de Investigación Científica y Tecnológica (DICYT) de la Usach, analizó lo positivo y negativo de la participación de las ciencias y su impacto en la comunidad.

Hace un año atrás el Minsal corroboraba el primer caso de Covid-19 en Chile. Un año de aprendizajes, y desde las ciencias, de tener que organizarse para trabajar en conjunto. En All you need is lab, el Doctor en Química y Director de Investigación Científica y Tecnológica (DICYT) de la Usach, Ricardo Salazar, realizó una evaluación de este primer año del virus y enfermedad en nuestro país, primero destacando desde lo positivo, las voluntades de universidades, jóvenes científicos y sector privado. “Es muy valorable el trabajo que hicieron nuestros propios egresados de la Universidad de Santiago”, partió reconiciendo el profesor, desde la experiencia local, con dos laboratorios Covid que estuvieron colaborando liderados por profesionales con más de 40 años de trayectoria.

Y es que al comienzo, el doctor en Química reconoció que las participaciones científicas fueron “desde el punto de vista reactivo, y después se fue organizando una colaboración, no solamente desde el punto de vista médico”. Principalmente en las universidades del país, jóvenes aportaron con conocimientos, voluntades e iniciativas, lo que contrastó con la “lamentable noticia de que los fondos de ciencia y tecnología habían disminuido, pero después de una pelea en ambas cámaras, se logró mantener”, recapituló el Director de DICYT-Usach. “Este goberno y otros gobiernos no ven la importancia que representa la ciencia en el país”, continuó su crítica, dado que muchos desafíos que no responden necesariamente a enfrentar la pandemia, como medio ambiente y energía, van quedando atrás en el acceso a fondos.

“Para poder desarrollar ciencia de calidad, de punta, de alto nivel, necesitamos recursos y lamentablemente, eso todavía no ocurre”, señaló el académico. La suspensión de Becas Chile fue otro golpe al mundo científico y al traspaso de conocimientos al capital humano y áreas productivas. “Tengo la convicción de que esto sí va a volver y tenemos que estar preparados para traer de regreso a aquellos científicos que se forman en universidades extranjeras”, señaló Salazar sobre la eventual reposoción de recursos a estas becas.

En este año de convivir con el Covid-19 en Chile, Ricardo Salazar también visualizó el alza de postulaciones en carreras como Bioquímica, Química y Farmacia, Ingeniería en Biotecnología, y otras, que incrementaron al 100 o 200 %, compartió el profesor. Escucha la entrevista completa, aquí.

Últimas ediciones