Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 4 de marzo de 2021

Rector PUC y acuerdo con Sinovac: “No fue fácil, costó convencer al Gobierno porque no teníamos el financiamiento”

En conversación con Razones Editoriales el Rector de la Pontificia Universidad Católica, Ignacio Sánchez, reveló el difícil proceso político y logístico que tuvieron que sortear para contar con las vacunas Sinovac en nuestro país, además valoró la campaña de vacunación masiva que permitirá proteger a la población de riesgo.

Ignacio Sánchez, rector PUC, explicó que en junio del 2020 se firmó el convenio con Sinovac que abrió las puertas a obtener 20 millones de dosis por tres años con un descuento del 30% del valor acordado. “Vimos la posibilidad de vacunas y en septiembre el convenio que firmé yo con el presidente de Sinovac se lo traspasamos al Ministerio de Salud. A partir de eso mantuvieron los contactos comerciales con la base de este preacuerdo que se había firmado en junio”, detalló.

“Lo que estamos viviendo ahora, vacunando a la población de riesgo, vamos a poder prever y proteger a ellos probablemente de aquí a abril mayo. Para una inmunidad que cubra a toda la población vamos a tener que esperar a julio", señaló el médico cirujano. Y aludió a la importancia de la inoculación ya que “si yo estoy protegido, no contagió a las demás personas”. Y destacó: “Es un proceso solidario que tiene relación con el sentido de comunidad nacional”.

El rector UC afirmó que contaron con el apoyo del ministro Paris, pero “no fue fácil, costó convencer al Gobierno porque no teníamos el financiamiento. No tenía los 6 millones de dólares que requeríamos para el financiamiento” y postularon a fondos estatales en un proceso con muchos procedimientos, retrocesos y trabas. Y sostuvo que adquirieron fondos de privados: “Fueron 2 millones de dólares de la CPC gestionadas por Juan Sutil”.

Sánchez destacó el éxito de la campaña de vacunación y el trabajo desde la Universidad Católica. Y finalizó adelantando los estudios a futuro en niños menores de 16 años y la fase clínica 4 para probar la persistencia de los anticuerpos en la comunidad.